Es una normativa fitosanitaria de la FAO para el embalaje de madera utilizado en el comercio internacional. Ha sido adoptada por una gran mayoría de países para evitar la diseminación de organismos nocivos en las masas forestales. En España ha sido revisada en 2013 cambiando algunos criterios anteriores.