La madera o el embalaje deben sometererse a un programa específico de tiempo/temperatura, para que alcance una temperatura mínima de 56 ºC durante 30 minutos continuos en todo el perfil de la madera (incluida su parte central).