Natural y sin productos químicos

La madera en contacto con alimentos está regulada de forma que no debe estar tratada con productos químicos para su conservación o tratamiento fitosanitario. Muchas veces en su fabricación solo han sufrido un proceso final de secado (reducción de su tasa de humedad por debajo del 20%).

Existen una diferencia clara entre el nivel de contenido de ciertos compuestos naturales de la madera o de sus trazas, y el nivel de los que puedan ser consecuencia de un tratamiento o contaminación.

Por otro lado, en envase y embalaje de madera no es común la utilización de recubrimientos naturales autorizados, tal y como ocurre a veces con en el menaje y utensilios de cocina, para mejorar sus propiedades (solventes, ceras y aceites)